Animamos a los alumnos a observar, interpretar y desarrollar su curiosidad a través de la rutina de pensamiento “Veo-pienso-me pregunto”.

En nuestras aulas de Educación Infantil se desarrollan, por un lado, las “rutinas de clase”, situaciones que ocurren de forma regular cada día y que sirven para gestionar el comportamiento de los alumnos y organizar el aprendizaje; y, por otro lado, las llamadas “rutinas de pensamiento”, estrategias cognitivas variadas, breves y fáciles de aprender que ayudan a hacer visible el pensamiento. Un ejemplo de rutina de pensamiento es “Veo-pienso-me pregunto”, utilizada para animar a los alumnos a observar, interpretar y desarrollar su curiosidad.

En 3º de EI de Ayalde estamos trabajando el tema del colegio que engloba varios apartados: personas que trabajan en el mismo, diferentes dependencias del edificio, objetos que hay en una clase… Con la intención de presentar a los alumnos la “Creativity room” (una dependencia desconocida para los niños de 3º hasta la fecha) la profesora les propone realizar la rutina de pensamiento: “Veo-pienso-me pregunto”.

En primer lugar, les invita a que conozcan la “Creativity room” y que la observen detalladamente durante unos minutos. A continuación, les formula la pregunta: ¿qué ves? Los niños levantan la mano y van diciendo lo que ven (sillas, mesa, libros, sofá, una ventana, ordenador, etc.). Después, pasa a la siguiente pregunta: ¿qué piensas?, cuyas respuestas son: “ahí se puede leer”, “ahí se puede dibujar”, “ahí se puede jugar”… Finalmente, les plantea la última cuestión: ¿qué te preguntas?, a lo que los niños contestan con gran rapidez e ilusión cuándo van a ir y qué van a hacer allí.

Unos días después, sus dudas se ven despejadas ya que empiezan a usar el aula como biblioteca y para realizar actividades con el iPad, dos ocupaciones con las que están encantados.